martes, 11 de abril de 2017

Aves introducidas en Nueva Zelanda

Pinzón vulgar en Nueva Zelanda
Pinzón vulgar en Nueva Zelanda

En el año 2011 visité las dos islas de Nueva Zelanda; no se trataba de un viaje ornitológico pero como buen pajarero siempre llevo la cámara encima, con un objetivo 55-200 mm, y tenía la "antena" conectada por si veía especies de aves procedentes de un lugar tan alejado de nuestro país.
A priori no estudié la ornitofauna del país, aunque como todo el mundo era consciente de que se trataba de la isla de los kiwis.

Los primeros días estuvimos en la ciudad de Auckland, la población más grande del país donde viven más de un millón de personas (más de una cuarta parte de los habitantes del país). El concepto de ciudad es muy distinto al español, puesto que la inmensa mayoría de gente reside en pequeñas casas de madera en barrios residenciales, por lo que el entorno está mucho más naturalizado gracias a los múltiples jardines y parques.

Devonport, con la ciudad de Auckland al fondo
Devonport, con la ciudad de Auckland al fondo - Imagen de Enric Pàmies

Visitamos Devonport, un barrio de Auckland situado en una pequeña península que queda delante de la ciudad separado por una entrada del mar hacia la bahía.
Se trataba de una zona con mucha vegetación y árboles, por lo que se veían distintas aves de un lado para otro. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando reconocí muy fácilmente 6 de las 10 primeras especies de aves! Se trataba de pinzones, mirlos, jilgueros, gorriones, ... los mismos pájaros que estoy acostumbrado a ver en mi ciudad. Al segundo día ya tenía en mis manos una guía sobre las aves de Nueva Zelanda (Birds of New Zealand) para poder entender ese extraño fenómeno.

Gorrión común
Gorrión común (Passer domesticus)

Tal y como descubrí en la guía existen una gran cantidad de aves introducidas por el hombre. Lo curioso del caso, debido a que lamentable hoy en día es muy habitual encontrar especies exóticas en nuestras ciudades (como cotorras, picos de coral, ...), es que estas aves no se habían introducido de forma accidental. Los primeros pobladores "occidentales", holandeses y británicos, introdujeron en las islas un gran número de aves europeas con el fin de controlar plagas, de poder cazar o por la sencilla razón de sentirse como en casa.
También se han introducido de forma voluntaria o accidental otras especies asiáticas o australianas.

Según WODZICKI y WRIGHT se han introducido un total de 144 especies de aves, de las cuales 33 especies se han adaptado al clima del país. Se trata sin duda de uno de los casos de fauna introducida