martes, 31 de enero de 2017

Aves en Pichincha, Ecuador

Broad-billed motmot (Electron platyrhynchum)
Motomoto picoancho, Broad-billed motmot (Electron platyrhynchum)

Nuestro programa de observación tiene como objetivo incluir ocho de los mejores sitios de observación de aves en el noroccidente de la Provincia de Pichincha, sitios que apoyan a la conservación de la naturaleza. Bosque nublado, bosque nublado montano, bosque nublado premontano, y bosque tropical, con rango altitudinal entre 4.000 m.s.n.m y 500 m.s.n.m. Los lugares son de fácil acceso y contienen varias de las aves endémicas del Chocó y un gran número de especies amenazadas.


YANACOCHA (3.300-4.000 m)
Localizado cerca de la ciudad de Quito en la ladera occidental norte del volcán Pichincha, el sitio está cubierto de bosque nublado montano y Elfin forest. La partes mas altas se unen con el páramo y algunos parches de Polylepis. El sitio es el hogar del Zamarrito Pechinegro o Black Breasted Puffleg (Eriocnemis nigrivestis), una especie endémica y en peligro crítico de extinción, declarada como ave emblemática de la ciudad de Quito el año 2005. Es uno de los colibríes más raros del mundo por los pocos 200 individuos.

Andean emerald (Amazilia franciae)
Esmeralda andina, Andean emerald (Amazilia franciae)

Violet-tailed sylph (Aglaiocercus coelestis)
Silfo celeste, Violet-tailed sylph (Aglaiocercus coelestis)

TANDAYAPA PASS y BELLAVISTA LODGE (1750-2350 m)
Este paso importante contiene algunos espectaculares bosques nublados, de una ladera inclinada. El bosque sobre el paso de Tandayapa, donde se encuentra la reserva privada de Bellavista que cuenta con una extensión de 700 hectáreas, de las cuales 55 % de bosque primario, 25% de bosque secundario, una combinación de pasto y bosque en regeneración el 20% restante. Tanager Finch (Oreothraupis arremonops) es una especie difícil de encontrar en otras partes es posible de ser observadas en estos sitios.

Velvet-purple coronet (Boissonneaua jardini)
Colibrí sietecolores,Velvet-purple coronet (Boissonneaua jardini)

Crimson-rumped toucanet (Aulacorhynchus haematopygus)
Tucanete culirrojo, Crimson-rumped toucanet (Aulacorhynchus haematopygus)

Brown inca (Coeligena wilsoni)
Inca pardo, Brown inca (Coeligena wilsoni)

REFUGIO PAZ DE LAS AVES (1600- 2100 m)
Es una pequeña reserva privada. Ángel Paz (The Antpitta man) ha desarrollado una espectacular y única relación de amistad con las aves; de hecho cada especie tiene nombres María (Giant Antpitta, Grallaria gigantea) o Rosita (Dark backed Wood Quail, Odontophorus melanonotus). Especies que

Aves de Kenia y Tanzania

Kenia y Tanzania son dos de los países africanos que reciben una mayor cantidad de turistas cada año, desde hace ya varias décadas.
Se trata de países con una gran diversidad que son un destino muy interesante para los amantes de los animales y la naturaleza, gracias a la presencia de grandes carnívoros como el elefante africano, el león, el leopardo, el guepardo, varias especies de rinocerontes y hienas, hipopótamos, gacelas, ñús, y un larguísimo etcétera que todos conocemos gracias a los centenares de documentales de la fauna de la sabana africana que se han emitido por televisión.

Pero la diversidad faunística de estos dos países no únicamente la encontramos dentro de la clase de los mamíferos, más bien al contrario: alojan a más de 1.200 especies distintas de aves.

Tanzania y Kenia son países muy ricos en cuanto a hábitats, puesto que a parte de sus conocidísimas sabanas tienen zonas montañosas (con las montañas del Kilimanjaro y el monte Kenia, ambos con más de 5.000 metros de altura), un sinfín de grandes lagos (Victoria, Nakuru, ...), praderas inundadas, ríos, selvas y costas.
Por lo tanto se ha desarrollado una variada fauna de especies de todos los tamaños y colores, algunas de ellas muy similares a las que encontramos en España (limícolas, cigüeñas, flamencos, ...) y otras realmente espectaculares.
Una de las pocas especies de aves que atraen a los turistas de la zona son sin duda los flamencos (Phoenicopterus roseus) que se concentran en millares en el lago Nakuru.

A continuación, y gracias a las impresionantes imágenes cedidas por Maggy Meyer, una fotógrafa especializada en el continente africano, os mostraremos algunas de las especies que podemos encontrar en Kenia y Tanzania.

Ploceus melanocephalus
Ploceus melanocephalus - Imagen cedida por Maggy Meyer

Ploceus spekei
Ploceus spekei - Imagen cedida por Maggy Meyer

Lamprotornis purpureus
Lamprotornis purpureus - Imagen cedida por Maggy Meyer

Lamprotornis superbus
Lamprotornis superbus - Imagen cedida por Maggy Meyer

Terpsiphone viridis
Terpsiphone viridis - Imagen cedida por Maggy Meyer

Euplectes albonotatus
Euplectes albonotatus - Imagen cedida por Maggy Meyer

Coracias caudatus
Coracias caudatus - Imagen cedida por Maggy Meyer

Aves de Egipto - Birds of Egypt

Abejaruco verde (Merops orientalis)
Abejaruco verde (Merops orientalis)

EGIPTO, AVES, PIRAMIDES Y EL NILO

Me gustaría empezar agradeciendo a Enric Pàmies la posibilidad de poder transmitir a todos los amantes de la Naturaleza, el Arte y la Historia este maravilloso viaje por el mundo de los Faraones, no puedo omitir mi entusiasmo en este viaje que combina cultura y Naturaleza.
Todos los seguidores de "Un zoo en casa" os recomiendo si podéis hacer un viaje como este donde cultivareis cultura y también ocio y diversión.

Las aves han desempeñado un rol fundamental en la historia y en la mitología egipcia desde el comienzo de la civilización del país, ya que antiguamente se creía que algunos dioses tenían partes de aves, o al menos estos eran representados de esa manera.
Por ejemplo, el dios Horus, uno de los más importantes del antiguo Egipto, se creía que se manifestaba físicamente bajo la forma de varios tipos de aves, o también se creía que el ser humano había evolucionado a partir de las aves.

Estátua de Horus
Estátua de Horus

Debido a que las aves son de gran importancia para los habitantes de Egipto y a que el turismo es también muy importante, estos dos factores ofrecen muchos tours para que podáis ir a Egipto para observar aves.
Además, un importante aliciente para esta actividad es que gran parte del territorio egipcio es un hábitat perfecto para gran variedad de especies de aves. Hay aproximadamente unas 150 especies de aves autóctonas de Egipto, además de muchas otras especies de aves más usuales, por lo que el turismo que aprecia la observación de aves, tiene a Egipto como uno de los mejores lugares del mundo donde combinar historia y observación de aves.
Hay un factor que hace muy atractivo este viaje la mayoría de los lugares de visita arquitectónica coinciden para satisfacer también la observación de las aves.

A continuación os mostraré algunas de las especies que pude observar durante mi estancia en el país de los faraones:

Martín pescador pío (Ceryle rudis)
Martín pescador pío (Ceryle rudis)

Collalba negra de Brhehm (Oenanthe leucopyga)
Collalba negra de Brhehm (Oenanthe leucopyga)

Bulbul naranjero (Pycnonotus barbatus)
Bulbul naranjero (Pycnonotus barbatus)

Buitrón rabilargo (Prinia gracilis)
Buitrón rabilargo (Prinia gracilis)

Curruca zarzerilla (Sylvia curruca)
Curruca zarzerilla (Sylvia curruca)

Birding en Itaiaia (Brasil)

Dacnis cayana (Macho)
Dacnis cayana (Macho)

Me faltan alas. Siendo un ser humano es imposible conocer por completo la inmensidad, la belleza y la riqueza de la fauna y flora del Parque Nacional de Itatiaia. Cubriendo más de trescientos quilómetros cuadrados con una vasta vegetación tropical, sólo las aves pueden recorrer aquellas montañas con casi tres mil metros de altitud.

Itaiaia (Brasil)

Itaiaia (Brasil)


Sobre el terreno, el sol tímido acabó con el frío de la madrugada. Nuestra expedición empezó por la parte baja del parque. Yo, Gary y Chris iniciamos nuestro recorrido por la pista que sale del Hotel Donati y va hasta el Hotel Itatiaia, el antiguo Hotel Simon. Al principio de la pista vimos muchos corbatitas oliváceos (Sporophila frontalis), ya que el bambú estaba fructificando y atraía una gran cantidad de esas aves y otras del mismo género.
Enseguida pasó por encima de nuestras cabezas un bando de tucanes pico verde (Ramphastos dicolorus) y durante nuestra caminada lo que predominó fueron aves de la familia de los Thamnophilidae, como por ejemplo: tiluchí culipardo (Drymophila ochropyga),  tiluchí colorado (Drymophila ferruginea), hormiguerito de garganta estrellada (Myrmotherula gularis), hormiguero enmascarado (Myrmeciza loricata) y el ojodefuego aliblanco (Pyriglena leucoptera). En este camino vimos también aves como el momoto yeruvá oriental (Baryphthengus ruficapillus), el trogón surucuá (Trogon surrucura aurantius), el ticotico ocráceo grande (Philydor rufum) y el titirijí cabecicanela (Poecilotriccus plumbeiceps). Para Gary y Chris el gran momento fue la reunión de tres especies de saíras del bosque atlántico, un bando grande de tangará arcoiris (Tangara seledon), tangará de pecho bronceado (Tangara desmaresti) y tangará de dorso dorado (Tangara cyanoventris), todos alimentándose del néctar de una especie de arbusto de flores rojas.

Chris, Gary y Henrique
Chris, Gary y Henrique
Dysithamnus xanthopterus
Dysithamnus xanthopterus

Hylophilus poicilotis
Hylophilus poicilotis

Knipolegus cyanorostris
Knipolegus cyanorostris

Trichothraupis melanops
Trichothraupis melanops

Oreophylax moreirae
Oreophylax moreirae

Pteroglossus bailloni
Pteroglossus bailloni

Tangara seledon
Tangara seledon

Tangara desmaresti
Tangara desmaresti

Trogon surrucura
Trogon surrucura

Por la tarde visitamos el increíble Hotel Ype que atrae aves multicoloridas con sus comederos. Gary y Chris

Aves de Filipinas

Gorsachius melanolophus - Malayan Night-Heron
Martinete Malayo (Gorsachius melanolophus)

Las circunstancias de la vida nos hacen pensar si hay o no un destino marcado; en mi caso fue una sorpresa, por circunstancias familiares en agosto del 2012 me llevó a realizar mi primer viaje de veintiún días al archipiélago de Filipinas. En esta ocasión, en 2015, volví a Filipinas con motivo de la boda de mi hijo Mikel, el mayor de los dos hermanos.

Mapa de Filipinas
Mapa de Filipinas

Primer día de llegada, contacto con una ciudad diferente. Mucha gente en las calles, vendedores ambulantes, gente joven haciendo deporte, un caos continuo de tráfico; en fin para empezar un buen aperitivo de adrenalina al circular por Manila.
Paseo por la playa y zona portuaria de la ciudad. En mi primera salida matutina me llama la atención enseguida los Martinetes en un número abundante, cercanos a la presencia humana ni se asustan ni nos prestan demasiada atención; tal vez deberíamos preguntarnos ¿será por qué no nos ven como depredadores o con malas intenciones? En fin, en muchas ocasiones la naturaleza nos da una gran lección de vida. Si paseáis por los parques urbanos os sorprenderá la cantidad de Bulbules, Pájaros carpinteros y una gran variedad de pequeñas aves.

Este viaje no era un viaje ornitológico si no familiar, pero ya se sabe: a un amante de las aves le das unos prismáticos o una cámara y le dejas un minuto solo y zasss ya está liado con observaciones y fotografiando sin descanso. Además, es como meterse en el túnel del tiempo; se nos para el reloj.

Anthreptes malacensis - Plain-throated Sunbird
Suimanga Gorjipardo (Anthreptes malacensis)

Filipinas es inmenso en todo, no puede pasar desapercibido para nadie: desde su maravillosa flora a su fauna, y sobre todo de su gente increíblemente cariñosa y amable siempre dispuesta a mostrar su alucinante país.
Por su ubicación, en medio de los mares del Suroeste de Asia, su fauna acuática (unos 8000 corales distintos, unas 2000 especies de peces y unos parques nacionales impresionantes, unos 60 en total) donde podremos observar unas 500 especies de aves distintas y si te gustan las flores, unas 9000 diferentes.
Este archipiélago está compuesto de 7.107 islas con abundantes recursos naturales; por eso llaman a Filipinas la Perla de Oriente, cosa que suscribo pues lo he vivido realmente.

Tarsero filipino (Carlito syrichta)
Tarsero filipino (Carlito syrichta)

Lonchura punctulata - Scaly-breasted Munia
Capuchino Punteado (Lonchura punctulata)

Mi experiencia en la selva Filipina de la Isla de Bohol, en compañía de mi hijo mayor Mikel, fue un impacto difícil de olvidar: una variedad de aves impresionante, con colores y formas sacadas de cuentos de princesas y hadas. La selva te atrae de tal manera que te hace cada vez más pequeño ante

lunes, 30 de enero de 2017

Catálogo Ornitológico del Espacio Natural de Can Cabanyes

Can Cabanyes
Can Cabanyes

El Vallès Oriental está situado en la Depresión Prelitoral catalana, entre las cordilleras Litoral y Prelitoral. Sus límites son el Vallès Occidental, el Maresme, el Barcelonès, el Bages, Osona y la Selva. Las dos cuencas principales son: el Congost, que muere en el Besòs, en dirección SW, y el Tordera que desemboca en dirección NE.
Las dos cordilleras afectan al clima mediterráneo de la zona; en invierno hay una bajada considerable de las temperaturas, sobre todo en las zonas de montaña del norte. En verano las temperaturas son más moderadas. La temperatura media anual es de 14,5 º C.
La vegetación de la comarca es típicamente mediterránea, con predominio de la encina, el alcornoque y el pino. En las zonas del Montnegre y del Montseny también podemos encontrar bosques de roble, hayedo y abeto. Ha habido un gran desarrollo de la industria a lo largo de las últimas décadas, que ha afectado negativamente a la amplia distribución de los terrenos agrícolas (principalmente de secano) que había.


Can Cabanyes
Desde Montmeló, si seguimos el camino del Desfiladero dos kilómetros río arriba, llegaremos a la rotonda del polígono Congost, y, unos 200 metros más allá, encontraremos el Espacio Natural de Can Cabanyes. El nombre de Can Cabanyes proviene de una masía que ocupaba esta zona antiguamente. Este espacio natural se divide en dos zonas principales: el bosque de Can Cabanyes, que ocupa 2,67 hectáreas, y las tres lagunas con una superficie de 5,57 hectáreas. En total 8,24 hectáreas gestionadas por el Ayuntamiento de Granollers.
La restauración ecológica de Can Cabanyes fue impulsada por el Ayuntamiento de Granollers como parte del proyecto para clausurar el antiguo vertedero de residuos de Palou y recuperar el entorno fluvial del río Congost, financiado por los Fondos de Cohesión de la Unión Europea, y finalizado en marzo de 2003.
Uno de los resultados de este proyecto ha sido la formación del actual humedal de Can Cabanyes y la creación de un Centro de Educación Ambiental (CEA) cercano a la zona con oferta de información y actividades educativas, así como una zona de picnic.
Cabe destacar que el actual humedal funciona como depuradora natural de aguas residuales. Recibe un caudal de 260 metros cúbicos por día de aguas provenientes de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR). El agua que llega circula durante 40 días entre las plantas del humedal donde se depura y se disminuyen las concentraciones de nitrógeno, fósforo y materia orgánica, para después volver al río.Gracias a esta mejora se ha conseguido aumentar el espacio natural y la diversidad de
ambientes de la ribera.
Actualmente Can Cabanyes está catalogado por el plan especial de Granollers como espacio de interés municipal (enim) y está incluido como parte del espacio del río Congost, en la Red Natura 2000.

El humedal de Can Cabanyes
El humedal de Can Cabanyes es un ejemplo representativo de la vegetación que podemos encontrar en zonas húmedas y cursos fluviales. Las masas de helófitos, entre las que encontramos el carrizo (Phragmites australis) y la boga (Typha sp.), Abarcan buena parte de la superficie de este humedal, llegando a cubrir todas las zonas con poca profundidad, y, con menor abundancia, Paspalum distichum y Aplum nodiflorum.
Estos herbazales sirven de hábitat para diferentes especies de aves, entre los que destacan el ánade real (Anas platyrhynchos), la gallineta común (Gallinula chloropus) o el zampullín común (Tachybaptus ruficollis), donde encuentran refugio y una buena fuente de alimento. Por otro lado se convierten también en un sistema de depuración ya comentado anteriormente.
El lirio amarillo (Iris pseudacorus) que encontramos en algunos puntos, es en cambio una especie poco abundante y con poca capacidad colonizadora. A la orilla del humedal podemos observar el junco común (Scirpus holoschoenus).



El bosque de Can Cabanyes
La abundancia de pino piñonero (Pinus pinea) en las 2,57 hectáreas de bosque sirve como refugio a especies como la paloma torcaz (Columba palumbus), la tórtola turca (Streptopelia decaocto) o la urraca (Pica pica). De aves paseriformes encontramos, entre otros, el carbonero común (Parus major), presente todo el año, el petirrojo (Erithacus rubecula).


Río Congost
Como ya se ha comentado anteriormente el Ayuntamiento de Granollers propuso un proyecto para

Buscando la felicidad a través de unos prismáticos

Cualquier afición vivida con pasión es fuente de inmensas satisfacciones y puede llegar a convertirse en uno de los ejes alrededor de los que gire tu vida. Soy una persona con curiosidad por casi todo y con aficiones muy variadas pero ninguna de ellas me ha atrapado con la intensidad que lo ha hecho la observación de aves. ¿Qué tienen las aves que me han absorbido la sesera de esta manera? Sería muy prolijo detallar los motivos de esta atracción casi irracional que prácticamente dirige mi vida, ya que cada día descubro alguno diferente, pero sí puedo explicar someramente los que me parecen más evidentes y sencillos de comprender para alguien ajeno a este mundo de “pajareros”.
En primer lugar me parece que el contacto con la Naturaleza en general es la mejor forma de conocernos a nosotros mismos y, en un mundo tan tecnológico y cada vez más artificial, la búsqueda de lo salvaje te devuelve a lo ancestral, te muestra lo que verdaderamente eres, sin aditamentos. Observando a la fauna salvaje puedes descifrar comportamientos que pueden resultar conmovedoramente similares a los nuestros, por mucho que tratemos de maquillar ingenuamente a los nuestros de humanidad. Y qué mejor manera de acercarse a los orígenes que a través de las aves, el grupo de animales más sencillo de estudiar y observar por su número contenido de especies (poco más de 500 en Europa por ejemplo), su visibilidad, gracias a que en su mayoría son diurnas, y su ubicuidad, merced a su prodigiosa facultad para volar que las ha repartido por todo el Planeta.


A esa toma de contacto con el mundo real que adivinamos mientras observamos aves añadiría el goce hedonista durante los avistamientos ya que nuestros emplumados amigos están dotados de una belleza y elegancia que satisfaría al más exigente artista, con especies que parecen diseñadas exclusivamente para deleite de nuestros sentidos. Su dominio del canto merecería capítulo aparte, lenguaje universal que, para disfrutarlo, no es necesario más que dejarse llevar por la belleza de sus conciertos en escenarios maravillosos.
Cómo no extasiarse con su dominio del vuelo, desde el vertiginoso y zumbón colibrí al planeado increíble de las águilas, sueño del hombre desde tiempo inmemorial y que apenas hemos conseguido imitar torpemente. Gracias a su prodigiosa capacidad aérea nos podemos encontrar aves en los lugares más insospechados incluso en nuestras más populosas urbes y esto es algo que no debemos dejar pasar por alto. Gracias a ello podemos disfrutar de nuestra afición en cualquier lugar del mundo y, así, no tendrás oportunidad de aburrirte en ninguna de las vacaciones que organice tu pareja, sean donde sean. ¡No sin mis prismáticos!


Hagamos hincapié en el vuelo de las aves. Muchas veces no tienes que ir a buscar especies raras a lugares recónditos porque se encargan ellas mismas, por razones que muchas veces se nos escapan, de aparecer justo al lado de tu pueblo para disfrute de los aficionados locales. Y si tienes la suerte de encontrar tú mismo esa especie poco común, el entusiasmo y la recarga de autoestima como ornitólogo amateur es inconmensurable, difícil de describir. Debe ser algo similar a la fascinación que siente el científico ante un descubrimiento trascendente, pero a escala de aficionado. De hecho la labor del simple apasionado a las aves que colabora mandando observaciones, participando en censos o ayudando a las asociaciones en trabajos de campo, puede considerarse ciencia; ciencia ciudadana la llaman.


Cuando más disfruto de la observación de aves es durante esas raras ocasiones en las que pareces conseguir integrarte totalmente con el entorno, y la Naturaleza fluye a tu alrededor, las aves se comportan con naturalidad, como si no fueses más que parte del decorado, y tu estado de relax y de evasión de lo cotidiano es casi absoluto. Algunos lo comparan con el yoga… pero esto, la verdad sea dicha, es algo que se me escapa.
Existen motivos más mundanos para aficionarse a la observación de aves como puede ser realizar una actividad física al aire libre, dependiendo de la especie que queramos localizar, contactar con otros aficionados para organizar excursiones… o todo lo contrario; hacer las observaciones desde el mismo coche, sin bajarnos de él tan siquiera, y en la más absoluta soledad. Porque esta afición se adapta a tu personalidad como un guante. Sólo tienes que saber quién eres: El observador solitario, el que elige ir en bandadas, el que comparte sus avistamientos, el que se los guarda, el que presume, el desconfiado, el fotógrafo, el curioso,  el viajero, el de su local patch, el envidioso, el generoso, el buscador de rarezas, el que tiene la lista más grande, el que tiene un blog, o el que, simplemente, disfruta con los ojos de un niño fascinado lo que la Naturaleza tiene a bien ofrecernos… que no es poco.


Artículo e imágenes: Ernesto Villodas, autor del blog No sin mis prismáticos

 

Funcionamiento del Comité de Rarezas de SEO/BirdLife

El Comité de Rarezas de SEO/BirdLife tiene como objetivo recoger, estudiar, homologar y analizar las citas de especies de aves de presentación rara u ocasional producidas en España. Se entiende como tales las que alcanzan nuestro país en raras ocasiones y en bajo número como consecuencia de sus movimientos, de cuyo curso acostumbrado se ven desviadas por diversos factores tales como descarrío (deriva forzosa debido a vientos o condiciones que las aves no pueden dominar), desorientación (desvío de la ruta migratoria, bien sea por causa de defectos genéticos o fisiológicos o bien por errores fortuitos), dispersión (movimientos aleatorios de algunos individuos, especialmente juveniles), irrupción (por fenómenos en los que se conjugan altas densidades de población con disminución brusca de recursos tróficos en sus áreas naturales de distribución), fugas (para compensar momentáneamente situaciones meteorológicas desfavorables en sus zonas de estancia habitual) o expansiones (ampliación del área de distribución en especies que incrementan su demografía).

Aguilucho papialbo (Circus macrourus)
Aguilucho papialbo (Circus macrourus). Una especie en expansión que dejó de ser considerada rareza en 2016 tras el análisis de los datos recogidos por el Comité. Aldea de San Miguel, Valladolid, marzo 2015 - Imagen de Miguel Rouco

Gracias a esta labor constante del Comité, los registros individuales (que por sí solos constituirían una mera anécdota accidental) son recogidos y acumulados, analizándose en conjunto. Con esto se consigue revelar patrones de divagancia para muchas especies, detectar precozmente cambios en su abundancia o distribución y predecir futuros movimientos o colonizaciones, siendo todo ello de especial interés en el contexto del actual cambio climático. Además, el Comité de Rarezas mantiene y actualiza periódicamente la lista de aves de España, un tercio de cuyos efectivos está constituido por especies clasificadas como rareza. El Comité fija también los criterios para establecer qué especies son consideradas raras en cada momento en función de la abundancia de sus registros. Por lo tanto actualiza la lista de rarezas periódicamente, determinando tanto las especies que experimentan un cambio desfavorable y empiezan a calificarse como raras, como las que, por el contrario, pasan de ser consideradas raras a regulares.

Gaviota argéntea americana
Gaviota argéntea americana. Una especie neártica con solo 8 citas homologadas en España hasta el momento. Ondarroa (Bizkaia), diciembre 2014 - Imagen de Miguel Rouco

Por otra parte, desde el punto de vista de la comunidad de aficionados a la ornitología, la existencia de un Comité de Rarezas aceptado y reconocido, que discrimine los registros suficientemente demostrados de los que no lo están, permite establecer un control de calidad en la difusión de la información e incrementa la fiabilidad de esta. Hay que tener en cuenta que el rechazo de una observación no siempre significa que esta sea errónea, sino que los datos transmitidos al Comité no permiten descartar otras posibilidades, y por lo tanto se descartan en beneficio del rigor de trabajo.

Actualmente, el Comité de Rarezas está compuesto por ocho miembros vocales (con derecho a voto), que son los que deciden la aceptación o rechazo de las citas, un secretario, que recoge la información y la distribuye (circula) entre los miembros, y cuatro secretarios adjuntos, que se encargan principalmente de recopilar citas atrasadas y de apoyar el trabajo del secretario. Los registros que son enviados al Comité, o los recopilados de otro modo, son puestos en circulación entre los vocales periódicamente por el secretario y, para ser aceptados, deben ser aprobados por unanimidad después de tres rondas de votaciones. La primera ronda de votos se lleva a cabo de manera individual, sin que cada miembro conozca la opinión de los demás. La segunda ronda se emite después de una discusión en conjunto de la cita, y la tercera ha de efectuarse durante una de las reuniones presenciales periódicas  del Comité. Tras la primera ronda se aceptan o rechazan las citas que obtienen veredictos unánimes; tras la segunda ronda, se rechazan las que obtienen tres o más votos en contra y, en la última, las que alcanzan al menos dos votos en contra. Las que quedan con un solo voto contrario después de la reunión anual, se dejan como pendientes y se reservan para iniciar de nuevo el proceso de homologación una vez transcurrido un periodo de tiempo prudencial. Este sistema garantiza la rigurosidad del estudio de los registros y de los veredictos obtenidos.

Posteriormente, todas las citas analizadas son publicadas en un informe anual en la revista Ardeola (http://www.ardeola.org/).

Si deseas colaborar con el Comité de Rarezas, puedes consultar las lista de aves consideradas raras actualmente en http://www.seo.org/wp-content/uploads/2016/11/Lista-de-rarezas-2016-2.pdf  y puedes bajar un formulario de comunicación y descripción de citas en http://www.seo.org/wp-content/uploads/2016/03/Ficha_Rarezas_CRSEO.pdf . Si observas un ave considerada como rara te agradeceríamos que nos remitieras la ficha anterior debidamente cumplimentada a la dirección rarezas@seo.org  , adjuntando, en caso de que existan,  fotos, vídeos o grabaciones de sonido del ave. Si no existen pruebas de ese tipo deberás redactar una descripción pormenorizada del ejemplar en la misma ficha.

Miguel Rouco
Secretario Comité de Rarezas SEO/BirdLife


 

Aves introducidas en Nueva Zelanda

Pinzón vulgar en Nueva Zelanda
Pinzón vulgar en Nueva Zelanda

En el año 2011 visité las dos islas de Nueva Zelanda; no se trataba de un viaje ornitológico pero como buen pajarero siempre llevo la cámara encima, con un objetivo 55-200 mm, y tenía la "antena" conectada por si veía especies de aves procedentes de un lugar tan alejado de nuestro país.
A priori no estudié la ornitofauna del país, aunque como todo el mundo era consciente de que se trataba de la isla de los kiwis.

Los primeros días estuvimos en la ciudad de Auckland, la población más grande del país donde viven más de un millón de personas (más de una cuarta parte de los habitantes del país). El concepto de ciudad es muy distinto al español, puesto que la inmensa mayoría de gente reside en pequeñas casas de madera en barrios residenciales, por lo que el entorno está mucho más naturalizado gracias a los múltiples jardines y parques.

Devonport, con la ciudad de Auckland al fondo
Devonport, con la ciudad de Auckland al fondo - Imagen de Enric Pàmies

Visitamos Devonport, un barrio de Auckland situado en una pequeña península que queda delante de la ciudad separado por una entrada del mar hacia la bahía.
Se trataba de una zona con mucha vegetación y árboles, por lo que se veían distintas aves de un lado para otro. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando reconocí muy fácilmente 6 de las 10 primeras especies de aves! Se trataba de pinzones, mirlos, jilgueros, gorriones, ... los mismos pájaros que estoy acostumbrado a ver en mi ciudad. Al segundo día ya tenía en mis manos una guía sobre las aves de Nueva Zelanda (Birds of New Zealand) para poder entender ese extraño fenómeno.

Gorrión común
Gorrión común (Passer domesticus)

Tal y como descubrí en la guía existen una gran cantidad de aves introducidas por el hombre. Lo curioso del caso, debido a que lamentable hoy en día es muy habitual encontrar especies exóticas en nuestras ciudades (como cotorras, picos de coral, ...), es que estas aves no se habían introducido de forma accidental. Los primeros pobladores "occidentales", holandeses y británicos, introdujeron en las islas un gran número de aves europeas con el fin de controlar plagas, de poder cazar o por la sencilla razón de sentirse como en casa.
También se han introducido de forma voluntaria o accidental otras especies asiáticas o australianas.

Según WODZICKI y WRIGHT se han introducido un total de 144 especies de aves, de las cuales 33 especies se han adaptado al clima del país. Se trata sin duda de uno de los casos de fauna introducida