jueves, 15 de febrero de 2018

Entrevista a Rafael Serra, director de la revista Quercus

Quercus número 1
Quercus número 1

En esta ocasión hemos entrevistado a Rafael Serra, director de la revista Quercus, una referencia imprescindible en el mundo editorial relacionado con el medio ambiente:

- En el año 1981 nació la revista Quercus, dedicada a la divulgación de artículos sobre fauna y naturaleza. Quercus es un género de árboles que incluye los robles y encinas, por ejemplo. ¿Por qué se escogió este nombre?
Fue una auténtica declaración de principios. Como cabecera era un nombre infame, difícil de pronunciar y de recordar. Incluso hoy en día tenemos que seguir explicando su significado. Pero la revista tenía que llamarse como los árboles más genuinos de la flora española, presentes tanto en la vegetación atlántica (robles) como en la mediterránea (encinas y alcornoques). Además, los Quercus son sobrios, longevos, duros y resistentes, aparte de muy atractivos, justo como pensábamos que debería ser la revista.

- Pasados casi 37 años desde su nacimiento, ¿los objetivos de la revista siguen siendo los mismos?
Por desgracia, exactamente los mismos: ofrecer argumentos científicos e incluso herramientas para una correcta gestión de los recursos naturales. También dar voz a quienes comparten nuestras mismas inquietudes.

Quercus núm. 78 - Agosto de 1992
Quercus núm. 78 - Agosto de 1992

- Poco a poco han ido desapareciendo otras revistas de esta temática, como podría ser Natura. ¿Cuáles han sido las causas del declive de este sector?
Fue un problema de índole empresarial. Las grandes editoras pensaron que la naturaleza estaba de moda y había un mercado amplio para ofrecer sus productos. Pero estaban equivocadas. El sector de lectores interesados sí que existía, pero no era tan numerosos como para que las inversiones tuvieran los resultados esperados. Cuando se reveló que era un nicho en realidad pequeño, dejó de interesarles. De hecho, Quercus ha pasado por todas las fases posibles. Empezó como un proyecto familiar, luego tuvo encaje en una empresa que ya editaba unas veinte revistas y, finalmente, a raíz de la última crisis económica, ha regresado al ámbito doméstico. Ahora permite ganarse la vida dignamente a tres profesionales, sin grandes alharacas, pero esa economía de andar por casa no encaja bien con los objetivos de negocio de una gran empresa editorial.

- En un momento dado, en el año 2013, Drosophila Ediciones SL coge el testigo para hacerse cargo de Quercus. ¿Qué motivó este cambio?
La crisis económica a la que antes me refería. La anterior empresa propietaria decidió cerrar ante el desplome del mercado publicitario, así que unas revistas desaparecieron, otras se vendieron a grupos editoriales que seguían interesados en el sector y algunas, como Quercus, fueron adquiridas por los propios trabajadores. Nos dejamos en ello las indemnizaciones por despido y los ahorros, pero gracias a que dimos aquel paso la revista se salvó. Tuvimos que crear una empresa, una sociedad limitada, a la que también buscamos un nombre complicadillo: Drosophila Ediciones.

Quercus núm. 341 - Julio 2014
Quercus núm. 341 - Julio 2014

30 aniversario de la Revista Quercus
30 aniversario de la Revista Quercus

- El equipo de Drosophila ya formaba parte de la revista Quercus, por lo tanto conocíais con detalle su funcionamiento. ¿Fue sencilla esta transición?
Fue vertiginosa, pero ahora nos sentimos muy satisfechos de haber dado ese paso. Sabíamos cómo se
editaba la revista, pero no muy bien cómo se gestionaba, cómo se pagaban las facturas y cómo se negociaba con los proveedores. Tuvimos que aprender a marchas forzadas. Después de cuatro años de autogestión ya estamos mucho mejor pertrechados para afrontar esa parte menos atractiva, pero indispensable y mucho más práctica, de cualquier producto editorial.

- El auge de Internet y las redes sociales han perjudicado seriamente el sector de la publicación en papel. Sin embargo podemos observar que Quercus tiene en Facebook más de 38.000 seguidores y en Twitter más de 20.000. ¿Utilizar las redes para fortalecer vuestra revista ha sido la clave de vuestra supervivencia?
Yo soy muy escéptico sobre la importancia real de las redes sociales. No creo que hayan sido decisivas para la supervivencia de Quercus. Desde luego, sí que han aportado su granito de arena para mantener la comunicación rápida y la complicidad con tantos seguidores, pero los verdaderos cimientos de la revista son nuestros lectores y suscriptores. Los que compran la revista o se suscriben a ella, haciendo así posible que sea económicamente viable después de casi 37 años de existencia.

Quercus en Twitter
Quercus en Twitter

- Quercus siempre se ha caracterizado por la divulgación de información sobre la naturaleza, pero con un elevado rigor científico. ¿Cuáles son los requisitos para poder publicar un artículo en vuestra revista?
Precisamente la calidad, el interés y el rigor. En Quercus han publicado desde científicos de prestigio internacional hasta el más humilde de los naturalistas de campo. No hacemos excepciones en ese terreno. Todo aquel que tenga algo interesante que contar, con relevancia para la conservación de la biodiversidad y que resulte ameno, sabe que puede contar con Quercus como plataforma de difusión. Si, además, conseguimos que se convierta en avances y medidas concretas, no podemos sentirnos más satisfechos de nuestra labor.

- La generalización del uso de cámaras digitales réflex ha permitido a muchos aficionados entrar en el mundo de la fotografía. ¿Este hecho os ha permitido mejorar aún, si cabe, las imágenes mostradas en vuestra revista?
Seguro que sí. Las cámaras digitales, no sólo réflex, sino también las compactas, han revolucionado el mundo de la fotografía. Incluso las que incorporan los más avanzados teléfonos móviles. Si a ello añadimos técnicas como el digiscoping, el foto-trampeo o el uso de pequeños aparatos voladores (drones), las posibilidades que hoy nos deparan las imágenes digitales son prácticamente ilimitadas.

Quercus núm. 348 - Febrero 2015

- La defensa de la naturaleza ha sido siempre un pilar fundamental de la revista. ¿Cuáles son los principales problemas medioambientales que aún encontramos en España?
Somos muy conscientes de que el gran problema al que nos enfrentamos actualmente es el Cambio Global, que incluye al cambio climático. Dentro del cambio global somos más sensibles a la pérdida de biodiversidad, que es el eje central de nuestros contenidos. Por eso hemos incorporado una sección fija sobre cambio climático que desmenuza ejemplos tomados de todo el mundo que tengan que ver con el impacto del aumento de las temperaturas sobre plantas y animales.

- En Quercus podremos encontrar artículos sobre animales autóctonos, botánica y medio ambiente, pero hay un tema muy recurrente: la ornitología. ¿Cuáles creéis que son las claves de la gran afición a la ornitología que tenemos en este país? ¿Es un sector en auge?
Decididamente, sí. Tocamos, en efecto, muchos temas, pero nunca faltan contenidos sobre aves. Son las más apreciadas, las más llamativas, las más vistosas. También son asequibles y agradecidas. Cualquiera, con unos simples prismáticos, puede disfrutar observando aves sin salir siquiera de las ciudades. A veces nos reprochan que no prestemos más atención, por ejemplo, a la botánica, precisamente en una revista que se llama Quercus. Peo también lo hacemos. Incluso con alguna sección fija como la de Hierbas Comunes. Unas plantas, por cierto, que también pueden observarse casi en cualquier sitio: cunetas, alcorque, solares, baldíos… No hace falta irse muy lejos para encontrarlas.

Quercus núm. 330 - Agosto 2013
Quercus núm. 330 - Agosto 2013

Quercus núm. 363 - Mayo 2016

- Pudimos encontrar vuestro stand en el Delta Birding Festival. ¿Os sirvió para hablar cara a cara con lectores habituales? ¿Ha servido para aumentar vuestro número de suscriptores?
Las ferias son, sobre todo, un escenario perfecto para tratar a la gente que se interesa por la revista. De todo tipo: autores, lectores, simples curiosos… La mayoría nos conocen desde hace tiempo y es muy grato charlar con ellos y conocerles personalmente. También aprovechamos para vender revistas y libros, e incluso para recuperar a algún suscriptor perdido. Pero la parte material es lo de menos. Nos conformamos con cubrir gastos. Lo verdaderamente importante es la oportunidad de tener esos encuentros. Por lo general, en enclaves privilegiados.

- En referencia al funcionamiento interno de Quercus, ¿cuánta gente hay trabajando detrás de esta gran revista? ¿Cuántos articulistas han colaborado hasta el momento?
Desde hace muchos años, somos tres las personas que nos hemos empeñado en mantener viva la revista Quercus: José Antonio Montero, Miguel Miralles y yo mismo, Rafael Serra. Pero por la revista han pasado muchísimas personas valiosas y entregadas a los mismo ideales. Desde sus fundadores, Teresa Vicetto y Benigno Varillas, hasta los becarios que alguna vez prestaron su ayuda durante unos cuantos meses. Si hablamos de colaboradores, pueden contarse por millares. No sabemos su número a ciencia cierta, pero calculamos que han colaborado con Quercus más de 4.500 especialistas en ciencias naturales o movimientos sociales en defensa de la biodiversidad.

Equipo de la revista Quercus
El equipo de Quercus cuando la revista se editaba en América Ibérica. De izquierda a derecha: José Antonio Montero (redactor-jefe), Mercedes Aylagas (publicidad), Miguel Miralles (diseño y coordinación), Pilar Pérez (publicidad) y Rafael Serra (director).

- Una sección que está ganando peso en la revista es Observatorio. ¿Cuál es el objetivo de esta sección?
Es un cuaderno de campo colectivo en el que cualquiera puede compartir sus observaciones más curiosas. También sirve para que muchos naturalistas envíen sus anotaciones a quienes preparan trabajos más técnicos. Un pionero de eso que ha dado en llamarse “ciencia ciudadana”. El Observatorio es una de las secciones más participativas de una revista que siempre ha presumido de fomentar un alto grado de conexión entre sus lectores.

- También contáis con Linneo, una tienda on-line. A parte de la revista Quercus, ¿qué más podremos comprar en Linneo?
En sentido estricto, en Linneo sólo ofrecemos libros. Es un servicio bibliográfico para nuestro lectores y suscriptores. A veces también algún DVD. Pero funciona como cualquier librería. No obstante, la oferta se amplía muchísimo en nuestra sección ECOnomato, donde puede encontrarse de todo: comederos para aves, casetas anidaderas, juguetes didácticos, óptica y cámaras de foto-trampeo, GPS, mochilas… Todo lo que pueda necesitar un amante de la naturaleza.



Muchas gracias por vuestra colaboración. Esperamos poder seguir disfrutando muchos años más de la revista Quercus!


Entrevista realizada por: Enric Pàmies

Direcciones de interés:
- Web: http://www.revistaquercus.es/ 
- Facebook: https://www.facebook.com/revistaquercus/
- Twitter: https://twitter.com/RevistaQuercus
- Web de Drosophila Ediciones: http://www.drosophilaediciones.es/