domingo, 25 de noviembre de 2018

¿Por qué los pájaros se posan sobre cables eléctricos sin electrocutarse?

Palomas torcaces sobre cables de alta tensión
Palomas torcaces sobre cables de alta tensión

Una pregunta que nos hacemos en un momento u otro de nuestra vida es: ¿cómo es posible que los pájaros puedan descansar sobre cables de alta tensión sin morir electrocutados? Una respuesta muy extendida es que sus patas tienen propiedades que evitan el paso de la corriente, como si se tratara de guantes de goma. Sin duda se trata de una respuesta poco acertada, puesto que la evolución no tenía previsto que en lugar de posarse sobre ramas muchas aves acabaran descansando sobre un cable eléctrico.

La explicación científica simplificada es la siguiente: la corriente tiende a buscar el camino con menor resistencia. Un cable de alta tensión está hecho de materiales que permiten la rápida circulación de la electricidad. En el momento de posarse una paloma sobre un cable crea una pequeña ruta (la electricidad podría entrar por una pata y salir por la otra) pero debido a la proximidad entre las dos patas y a la mayor resistencia de éstas en comparación con el cable, esta ruta no acaba siendo "utilizada" por la electricidad. La electricidad tampoco encuentra en este caso un camino para ir a  tierra.

Os podréis preguntar, entonces, qué pasa con las grandes rapaces que salen a menudo en los medios que mueren electrocutadas en torres de alta tensión. En este caso el problema es que las rapaces tocan sin querer con las alas dos cables distintos o un cable y el metal de la torre eléctrica. Al contactar dos cables distintos abren una nueva vía de circulación bastante eficaz, por lo que la electricidad pasará por su cuerpo matanto a los pobres animales.
Pasaría lo mismo si tocáramos con una mano el cable y nuestros pies tocaran el suelo, puesto que la electricidad pasaría por nosotros hasta llegar al suelo.

Cigüeñas sobre una torre de alta tensión
Cigüeñas sobre una torre de alta tensión

Tórtola turca sobre un cable
Tórtola turca sobre un cable

Texto e imágenes: Enric Pàmies