sábado, 4 de febrero de 2017

Observatorios ornitológicos

La construcción de observatorios en lugares con gran presencia de aves de distintas especies es mucho más importante de lo que podría parecer.
De entrada permite que los observadores y fotógrafos puedan sentarse cómodamente para presenciar la aparición de aves de distintas especies, lo que normalmente requiere una cantidad de tiempo importante, pero además al ocultarnos a la vista de los pájaros se evita que puedan sentirse amenazados por nuestra presencia, lo que supondría un estrés innecesario para estos animales.
De esta forma se puede acceder sin dificultades a las zonas más propicias a la observación de aves fomentando un turismo responsable con nuestro entorno.
Lo más habitual es encontrar observatorios en zonas de lagunas, marismas y aguas estancadas, ya que en ese "pequeño" espacio se suelen concentrar una gran cantidad de ejemplares de un buen número de especies distintas. Parece lógico que en un bosque o en alguna zona esteparia será mucho más complicado concentrar tantos animales en ningún punto en concreto.
Estos observatorios tienen siempre la entrada en la zona posterior, y suelen estar elevados unos pocos metros del nivel del suelo para ofrecernos un punto de vista algo elevado, lo que nos permitirá abarcar un mayor campo de visión. En la mayor parte de las ocasiones estos puntos de observación está hechos con madera para no desentonar entre el paisaje, y con un poco de suerte contendrán en su interior varios pósters y dibujos sobre las distintas especies que se pueden observar en cada punto que facilitarán la identificación a los aficionados a la ornitología más noveles.
Habitualmente en su interior encontraremos una serie de bancos en frente de las pequeñas ventanas (para evitar que las aves puedan vernos suelen ser de una altura reducida) que nos permitirán sentarnos "cómodamente" durante el tiempo que dure nuestra observación. También es frecuente la presencia de una pequeña repisa que nos permitirá a los aficionados a la fotografía apoyar debidamente el equipo fotográfico. Suele haber algunas zonas sin bancos para que los aficionados que acudan con trípodes que soporten cámaras con grandes teleobjetivos o con telescopios terrestres puedan montar sin problemas el trípode para poder enfocar las distintas zonas de los humedales.

Vista lateral de un observatorio. Se puede observar la puerta de acceso trasera que en ese momento se encontraba cerrada

Vista del interior de un observatorio


Vista lateral de otro observatorio

En este caso al encontrarse a nivel de suelo se han cubierto las partes laterales para que las aves no puedan vernos al acceder al observatorio

Pequeño observatorio en el Delta del Ebro

Observatorio ubicado en la reserva del Riet Vell, en el Delta del Ebro


A parte de este tipo de observatorios tradicionales podremos encontrar en algunos casos "miradores" o torres de observación con una mayor altura. En este caso no se trata de observatorios camuflados ni que eviten que los animales puedan vernos, ya que su principal función es que tengamos una amplia visión de la zona para poder observar con la ayuda de prismáticos o telescopios terrestres animales que se encuentran a varios centenares de metros de nuestra posición. No nos permitirán poder observar aves a poca distancia, pero a cambio nos suelen ofrecer unas preciosas vistas panorámicas de la zona.

Pequeña torre de observación en la playa, en los Aiguamolls de l'Empordà

Gran plataforma de observación al lago de una laguna (en el estanque de Sils)

Plataforma de dos pisos y con tejado para observar la laguna de l'Encanyissada, en el Delta del Ebro

Pequeña plataforma en el Delta del Ebro


Por último cabe mencionar la utilización de antiguos edificios para ser utilizados como observatorios. Esta práctica no es muy frecuente, pero es una buena fusión entre un punto de observación y una edificación con historia (hechos como éste pueden evitar que algunos edificios sean derrumbados). En este caso se ha convertido lo que antes había sido un depósito de cereales en un mirador a bastantes metros de altura:

Mirador en los Aiguamolls de l'Empordà (la parte superior de madera se divide en dos pisos con vistas a todo el parque)

Vista desde la cima de esta torre

Si tenéis imágenes de otras clases de observatorios no dudéis en mandárnoslas a  enric.pamies@gmail.com para que las podamos añadir a este artículo.

Texto e imágenes: Enric Pàmies Pallisé