martes, 13 de febrero de 2018

Proceso de creación de la obra “Herrerillo africano (Cyanistes teneriffae) sobre un verode (Senecio kleinia)”

Herrerillo africano (Cyanistes teneriffae) sobre un verode (Senecio kleinia) - Por Lucía Gómez Serra

En esta obra, realizada en óleo, se muestra una hembra de herrerillo africano (Cyanistes teneriffae) posada en un verode (Senecio kleinia); de esta planta recoge el vilano de las semillas para construir el nido.
Esta especie de herrerillo habita exclusivamente en el noroeste de África y el archipiélago canario. En estas islas es endémica el verode, una planta suculenta de porte arbustivo, muy ramificada. Sus hojas, lanceoladas, surgen en racimos en la parte superior de los tallos, sin peciolo. Estos conservan las cicatrices de las hojas desprendidas, y las semillas, largas y estrechas, poseen un penacho de pelos abundantes, vilano, que les permite su dispersión por el viento. El herrerillo africano, a diferencia los herrerillos peninsulares, posee la parte superior de cabeza y cuello de un color azul cobalto muy oscuro. Sus alas y cola poseen un color añil y el dorso tintes verdosos, las zonas inferiores son amarillentas.

Ante el proyecto de pintar una obra naturalista y científica es fundamental una buena y exhaustiva documentación para conocer a fondo las características de la especie o especies a dibujar. En el caso aves es importante saber, a parte de su anatomía y fisiología, su hábitat, distribución, alimentación, reproducción, etc.
El objetivo final es conseguir una representación lo más realista posible, a la vez que estética, y
conseguir una resultado con rigor científico. En el caso del herrerillo africano utilicé, a parte de documentación escrita, material visual, videos y fotografía; y en el caso del verode pude observar también el ejemplar en vivo.

Una vez obtenida toda la documentación posible paso ha realizar los bocetos y la composición. En la composición tengo en cuenta el trabajo del claro-oscuro, ya que personalmente me gusta interpretar que la especie a dibujar tenga una iluminación de luz diurna y así crear contrastes, en lo que los fondos me resultan de gran ayuda. Utilizo papel vegetal para componer la obra, lo que me permite modificar fácilmente las posiciones de los elementos a dibujar.

Inicio del proceso

Primeros colores en el fondo y en el verode

Después de componer la escena transfiero la información al lienzo, en este caso sobre bastidor, para lo cual me sirvo de papel carbón.  Utilizo un lienzo de tela preparada para hiperrealismo, es un tipo de lienzo que permite trabajar la pintura al óleo sin que se note la textura de la tela ya que la capa de preparación es muy lisa. Empiezo aplicando la pintura en varias capas, las primeras más transparentes y las últimas más opacas. Aunque el óleo no es el medio habitual en obras naturalistas considero que es ideal para trabajar degradaciones de tonos y color, aunque, eso sí, tiene el inconveniente de que tarda en secar, a diferencia de la acuarela, la tinta o el acrílico.

Perfilando luces

Acabando los últimos detalles

Texto e ilustraciones: Lucía Gómez Serra
Web: www.luciagomezserra.com
Instagram: @aladearce